Buscar
  • Ricardo Garza

Una fábula sobre la forma en que el seguro fue inventado.

Actualizado: 29 jul 2021

Hubo un tiempo, hace muchos, muchos años tiempo, cuando los Dioses frecuentemente dejaban sus hogares en el monte Olympus para caminar entre los hombres, aprender sus costumbres y ayudarles a resolver sus problemas.


Fue después de una de estas incursiones que Zeus regresó al Olimpo, y regresó con el ceño fruncido por una gran preocupación y de mal humor. Durante varios días los cielos estaban envueltos en la oscuridad ya que nada podía quitarle el mal humor al rey de los Dioses. Todos los demás Dioses del Olimpo estaban muy preocupados. ¿Qué podemos hacer? Sin duda, habrá algo que se pueda hacer para arrebatar a Zeus de este mal humor y preocupación.


Le correspondió a Apolo, el favorito de Zeus, se acercó al rey y le dijo..."Señor, ¿qué te preocupa, porque seguramente ninguno de nosotros le ha causado tal disgusto?"

"Ah no hijo mío, no, es el hombre"


"El hombre", afirmó el coro de Dioses. "Desde que fue engendrado, no ha habido nada más que problemas."


"No", susurró Zeus, sacudiendo la cabeza, "no esta vez. Esta vez no es el hombre quien tiene la culpa, porque el mundo que le he creado está lleno de riesgos y peligros. Lo que me preocupa es que un hombre puede trabajar durante toda su vida y prosperar, para perderlo todo con un solo golpe de mala suerte."


"Ah ..." los dioses ahora entendieron. Zeus estaba enojado consigo mismo, pues fue él quien creó el mundo que el hombre ahora llama suyo, y el mismo Zeus fue quien creó los riesgos y peligros que le roban al hombre el fruto de su trabajo.


"Pero, ¿qué se puede hacer?" se preguntaron entre sí, porque seguramente nadie se atrevería a sugerir a Zeus que se deshiciera de su propia obra.


Finalmente Athena, la más sabia de las Diosas, dio un paso adelante. "Padre, ¿puedo sugerir un concurso?"


- ¿Un concurso?

- Sí, Señor, porque sin duda uno de nosotros en el Olimpo debe ser capaz de inventar una herramienta que hará que el hombre sea igual ante los peligros del mundo.


Rápidamente, la noticia de la búsqueda se propagó en los cielos y todos estaban ansiosos por participar.


Pronto llegó el día para juzgar las propuestas. Todos los dioses y diosas, los importantes y los poco importantes, todos reunidos alrededor del trono de Zeus para ver quién iba a ganar, que daría al hombre su oportunidad.


El primero en mostrar su entrada fue Vulcan, armero de los Dioses. Su respuesta fue una espada de afilada hoja y de gran tamaño, que sin embargo, es tan perfectamente equilibrada que hasta un niño puede manejarla sin esfuerzo. Impresionó a todos, sin embargo a Zeus no le pareció.


- Está muy bien la hoja de esta enorme espada, oh Vulcano, pero dime ¿puede detener el fuego? - porque yo he visto el hombre perder todo por el fuego.


Vulcan se quedó en silencio y bajó la cabeza. "


- No, señor, mi espada no puede luchar contra la voracidad del fuego.

- Entonces haz fallado mi amigo.


Y así fue, uno tras otro, los Dioses fallaron. Si su herramienta podría conquistar el viento, no era de ninguna utilidad contra el granizo. Si era capaz de ofrecer protección contra el rayo, no podía detener el viento, y así sucesivamente una y otra vez. Finalmente todos los principales Dioses habían mostrado sus propuestas ante el dilema del hombre, sólo para Zeus encontrara y señalara el punto débil en cada una de ellas.


¿No hay nadie con una respuesta?, Se lamentó el rey celestial.


Todos miraron a su alrededor esperando una respuesta y el silencio se hizo presente. Finalmente, una pequeña voz rompió el silencio desde la parte trasera del gran trono.


- Señor, tengo la herramienta que va a dar la oportunidad al hombre.

- ¿Quién dijo eso? ¡Acércate!


Como las olas en la orilla, la multitud se apartó, y quedo frente a Zeus un Dios menor, tan menor en importancia que nadie sabía su nombre.


- ¿Y cuál es su respuesta, pequeño?

- Esto", dijo el desconocido, mostrando un rollo de papel.


A carcajadas el público de Dioses se burlaba del recién llegado, pero Zeus no se rió.


No es divertido", con estruendo dijo el señor del Olimpo, mientras se preparaba para lanzar un rayo.

¡Espera!", Gritó Athena, "escuchemos lo tenga que decir. Tal vez él pueda tener éxito en donde la fuerza y ​​la magia han fracasado.


"Sí, Señor, mi magia viene sólo de la lógica, y mi única fuerza de los números."

"Muy bien, explica."


- Para empezar, señor, el hombre pierde todo ante los peligros del mundo, porque los enfrenta a solas. Señor, ¿todos los hombres sufren el destino que le ha molestado?

- No, sólo unos pocos lo pierden todo, pero hay muchos que pierden poco.

- Y algunos que no pierde nada, señor?

- Sí, hay quienes no pierden nada, pero... Supongamos, señor, que los grupos de hombres se unen y que cada miembro de estos grupos pagará una pequeña parte de lo que posee a un fondo común, y que de la riqueza de este fondo común se sacará para pagar toda la pérdida de cualquiera de los miembros del grupo.

- Hmmm, pequeño sabio, pero qué si un hombre se enfrenta un mayor riesgo o pérdida que de otro? Digamos que un agricultor comparado con un profesor. El granjero tiene una propiedad que da la medida de su riqueza, mientras que el profesor tiene ideas, que son difíciles de destruir.

- Bien Señor, agruparemos solo a los que enfrenten un riesgo en común. Por lo tanto, todos serían iguales entre los miembros de cada grupo.

- Acaso no es que algunos hombres llevan vidas más riesgosas que otras?

- Sí señor, pero con experiencia, con la estadística se podrá predecir qué tipo de hombre es más propenso a sufrir una pérdida, y por tanto tendrá que aportar más al fondo común.

- Pero, ¿cómo sabemos cuáles son realmente los riesgos de un hombre?

- Señor, tendremos muchos hombres con quién negociar. A pesar de que seguramente algunos pocos nos sorprenderán con mayores pérdidas, habrá muchos otros que apenas y se sorprenderán con pérdidas menores. Podemos predecir con alto grado de certeza y exactitud el cuadro entre todos los hombres en un grupo usando la Ley de los Grandes Números.

- Pero, ¿cómo se le asigna al hombre el grupo adecuado?

- Señor, haremos que los hombres hagan una declaraciones sobre algo que se llama solicitud, y con estas solicitudes y las respuestas a una serie de preguntas muy específicas, se analizarán en lo que humildemente hemos denominado selección de riesgos, y nos darán una imagen precisa del riesgo de cada uno.

- Pero ¿qué pasaría si un hombre hace algo a propósito de causar su propia pérdida? Seguramente entonces su plan sería un fracaso.

- Ah, su majestad, yo también he considerado esto. Anunciaremos a cada hombre que habría ciertos riesgos, como el que usted se refiere, para lo cual no podría ofrecer protección. Esto señor, lo llamo exclusiones.

- Interesante, pequeño desconocido, te ruego continúes.

- Con variaciones Señor, mi plan podría proteger a todos los bienes que el hombre posee; sus animales, sus cultivos, su casa, incluso señor, su estado de salud, y si puedo atreverme incluso su vida.


El desconocido se percató de una oscura mirada en la frente imperial.


- No, señor, el hombre no se convertiría en inmortal, pero se puede garantizar que su familia no sufra financieramente si tuviera que emprender el viaje sin regreso antes de su tiempo, e incluso garantizar sustento financiero a el mismo hombre, si ya no fuera capaz de ser productivo por una enfermedad y también en su vejez si es prolongada esperando el llamado. Zeus se puso en pie pregonando a los cuatro vientos "


- Adelante con tu plan, lo has hecho bien. ¿Cómo se llama este plan tuyo?

- Señor, yo lo llamo Seguros, y este trozo de papel que tengo en mi mano es la parte más importante del plan ya que contiene las promesas que el grupo hace a cada hombre.

- La parte más importante, dices. Declaro, a partir de ahora, que todos llamarán a este documento por tu nombre. ¿Cómo te llamas pequeño Dios?

- Policius, señor.

- Bueno, entonces yo Zeus obsequio al hombre tu invento y te inmortalizo ti Policius y proclamo que todos llamen a estos documentos, ¡Póliza de seguro! para todos los tiempos."


17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo